Control de miopía infantil

 

Especializados en el control de la miopía   Resultado de imagen de control de la miopía en niños crt paragon

La miopía es el defecto refractivo más frecuente en todo el mundo. Si bien en la sociedad española la miopía la sufren un 30% de la población, en Taiwán el número de niños miopes supera el 80 por ciento. Con respecto a las causas de la miopía, los estudios realizados en animales han mostrado que el aumento de la longitud axial del ojo se ve influido por el desenfoque durante el proceso de regulación inicial de la visión (emetropización). Algunos estudios han aportado la idea que la borrosidad debida al desenfoque, que se produce al enfocar la imagen detrás de la retina lateral o periférica, supone un estímulo para desencadenar la elongación de los ojos. Este fenómeno se interpreta como si la retina buscara realinearse con la ubicación de la imagen. Los miopes, tanto jóvenes como adultos, suelen mostrar en la periferia retiniana una refracción hipermetrópica relativa a la central, mientras que los adultos emétropes e hipermétropes tienen una refracción periférica miópica con respecto la refracción central. En niños se han encontrado resultados similares.

La evidencia sugiere que la formación de la imagen por detrás de la retina periférica se asocia con la progresión de la miopía y, por tanto, la manipulación del desenfoque en la retina periférica de ojos humanos se ha propuesto como un posible mecanismo de control de la miopía.

Los datos científicos más relevantes que sustentan estos estudios proceden de la ortoqueratología. Diversos estudios provenientes de lugares dispares del mundo como son Estados Unidos (Walline et al., 2009), Hong Kong (Cho et al., 2005), y Australia (Swarbrick et al., 2010), muestran resultados bastante similares: una reducción en la progresión de la miopía en niños usuarios de este tipo de tratamiento. Tras más de dos años, estas investigaciones informaron de una reducción de aproximadamente el 50 por ciento en la elongación axial. O lo que es lo mismo; la mitad de progresión en los niños tratados en comparación con los que usaron gafas o lentes de contacto convencionales. De hecho, otros estudios han evidenciado que la ortoqueratología crea emetropía central y miopía periférica.
Las lentes de contacto (LC en adelante) hidrofílicas y rígidas son ampliamente utilizadas como tratamiento para los defectos de refracción. Las lentes, que corrigen la visión central, no lo hacen adecuadamente en la parte periférica, de modo similar a las gafas y, por tanto, pueden influir en el aumento de la miopía. Solo las lentes RPG enfocan la imagen periférica de modo algo significativo en algunos casos, esto es debido a la configuración de la forma corneal periférica particular a cada caso. De hecho los estudios que utilizan LC RPG han mostrado una disminución de la progresión de la miopía y en otras ocasiones, ningún efecto de control de la evolución. Diversos diseños de lentes blandas multifocales con una zona central para visión lejana y zonas periféricas para visión próxima afectan la refracción periférica de una manera similar a la ortoqueratología y, por ello, también se ha evidenciado que desaceleran de manera significativa la progresión de la miopía (Holden et al., 2010) (Anstice and Phillips, 2011).

Resultado de imagen de control de la miopía en niños crt paragon

 

Multimedia

No existe información adicional en este momento